Sor María del Patrocinio, Concepcionista Franciscana
María de los Dolores Quiroga y Capopardo, 1811 - 1891
SORPATROCINIO.ORG
CONTINUAMOS LA PUBLICACIÓN DE UNA SERIE DE ARTÍCULOS BASADOS EN EL LIBRO
"VIDA ADMIRABLE DE LA SIERVA DE DIOS MADRE PATROCINIO"
ESCRITO POR LA R. M. SOR MARÍA ISABEL DE JESÚS, QUIEN FUE SECRETARIA SUYA POR MUCHOS AÑOS, RECIENTEMENTE REEDITADO, Y RESUMIDO POR LAS MADRES CONCEPCIONISTAS FRANCISCANAS DE GUADALAJARA
© Copyright 2021, Madres Concepcionistas Franciscanas.
Todos los derechos reservados - Permitida la reproducción citando la fuente.



CAPÍTULO III:
CARISMAS ESPIRITUALES DE LA JOVEN SOR PATROCINIO


Nota: Los capítulos anteriores se pueden leer en la página DOCUMENTOS
ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE LA MADRE PATROCINIO

El jueves 27 de enero, 131 aniversario de la muerte de da la Madre Patrocinio, y como es costumbre año tras año, se abrirá al culto la Capilla del Sepulcro, con estos actos:

18.30 horas - Exposición del Santísmo, Rosario y Promesas de la Santísima Virgen a la Madre Patrocinio.

19.00 horas - Santa Misa y Oración por su Beatificación. Apertura de la Capilla del Sepulcro al culto de los devotos.




El crédito de Sor Patrocinio se acrecienta con los años descubridores de la verdad.

Posee la exquisita virtud del recato espiritual. Forzada por religiosa obediencia, lo dice a costa de mucha vergüenza. Nunca dijo nada a favor o en defensa de los carismas y comunicaciones sobrenaturales que tanto en ella sobreabundaban por la largueza y generosidad de Dios para con su sierva. Por el contrario, siempre disimulaba como podía achacando sus efectos a sus afecciones nerviosas o a otras causas naturales, "que nosotras no creíamos", según declaraciones de sus compañeras. No quería se hablase con nadie de sus secretos y regalos de Dios.

Compasiva en extremo, quería consolar a todos. Cuando no podía, lo hacía con palabras. Si satisfactorio, decía, tuviesen fe y no desconfiasen; si desagradable, tuviese conformidad con lo que Dios disponía.
No sólo en estado normal, sino en el extático, obedecía con toda puntualidad. Pero hay más todavía: a la voz de la obediencia cesaba la sangre de las llagas. Dice su Prelada: "como veía tanta sangre me afligía, y sucedió que la mandé mentalmente que en tres días no se abriesen" y así sucedió. Yo no me atrevía a desear lo que conocía era voluntad de Dios.

Su mirar era modesto, suave y dulce. Fijar su mirada en una persona era calarla de pies a cabeza. La madre Isabel de los Remedios escribe "penetraba los secretos más íntimos del alma, teníamos experiencia de penetrar en el interior, causando con sólo presentarse la paz y el sosiego." Dice Isabel II: "En mi corazón y en el de mi marido leía como en un libro."

Habíale comunicado el Señor el espíritu de los Profetas, de suerte que veía lo por venir. Aquí declaraciones de Isabel II muy emotivas: "Por anticipado sabíamos las calamidades que habían de venir sobre España o una aflicción, que ella quería amparar con oraciones. Sigue Isabel II declarando en la Obra del P. Gomis Sor Patrocinio, la Monja de las Llagas, hechos muy relevantes.

Igualmente, Sor Patrocinio fue una santa extática de las más insignes que han florecido en la Iglesia. Sor Patrocinio fue ejemplo vivo de Teología Mística cuando la sabiduría hinchada del siglo XIX la desconocía y menospreciaba. Hacemos nuestro el artículo del P. Casanova: "Sor Patrocinio tuvo con abundancia éxtasis raptos elevación del cuerpo cuando estaba en oración en contemplación y después de recibir la Sagrada Eucaristía."

EL SELLO DE CRISTO
En la Liturgia del cuatro de octubre se lee "sellaste con tu sello a tu Siervo Francisco," y podemos decir otro tanto si nos place de tu Sierva Patrocinio. El sello de Cristo Señor de todos los señores, son sus Llagas Divinas voceros incesantes de su amor a los hombres. Por esto, el Señor Misericordioso renueva en algunos de sus predilectos, sellándolos graciosamente, la memoria de sus Llagas. Sor Patrocinio ha sido una de estas almas privilegiadas. A poco de Profesar, fue el Señor servido de satisfacer sus ansias de padecer, imprimiéndola sus Llagas y Corona de espinas, quedando hecha un Serafín Llagado. Es muy extenso el testimonio de quienes vivieron con ella, así que dejamos que el lector pueda verlos en Sor Patrocinio la Monja de las Llagas".

LA VIRGEN DEL OLVIDO, TRIUNFO Y MISERICORDIAS
El docto Padre Casanova afirma con gravedad: "Tuvo, por la bondad de Dios, muchas visiones y apariciones de ángeles y Santos y, además, mereció le hablase el Santísimo Cristo de la Palabra, y se le apareció nuestra Señora del Olvido, Triunfo y Misericordias.
Era el año 1830. Saliendo al jardín hay una escalera, la Madre Abadesa va delante y vuelve la mirada y ve a Sor Patrocinio estática mirando un lienzo pintado, el Santísimo Cristo de la Palabra, que en otro tiempo habló. Sor Patrocinio se ha extasiado, tiene su mirada en su Amor Crucificado. En la boca del Cristo resplandece blancura extraordinaria. La Abadesa le pregunta: ¿qué dice el Señor? "Que le cuidemos pues está abandonado." Desde ese día, el Santo Cristo ocupó en el Convento del Caballero de Gracia el lugar que le correspondía. En su Altar no se extinguía la luz, símbolo de las almas enamoradas de Dios. El Padre Gomis se amplía más en Sor Patrocinio, la Monja de las Llagas.

Pasemos al segundo prodigio, uno de los más grandiosos en la hagiografía cristiana: la Aparición de nuestra Señora del Olvido Triunfo y Misericordias, el 13 de agosto de 1831 de cinco a seis de la tarde, en el Convento de Jesús María y José de la Orden de la Inmaculada Concepción, en la Corte de Madrid, a una religiosa a la sazón de veinte años, por nombre Sor Mª de los Dolores y Patrocinio.
Estando en oración la Comunidad de cinco a seis de la tarde, se le apareció la Santísima Virgen en una nube cercada de Ángeles y la presentó una Imagen suya con los Títulos OLVIDO, TRIUNFO Y MISERICORDIAS. Venía enriquecida con muchas gracias para sus devotos. La persecución del diablo había concluido y ella misma lo atara al pie de su Imagen, que cuidara de su Culto, pues la dejaba a la Comunidad.

Empezaron a darle culto, pero antes dieron aviso a S.S. Gregorio XVI, quien concedió muchas gracias a los que en ciertos días la visitasen. Es muy extenso todo lo que esta Aparición contiene, y dejamos que el lector vea en Sor Patrocinio la Monja de las Llagas lo que allí se expone de esta gracia concedida a Sor Patrocinio y, por ella, a los devotos de nuestra Señora del OLVIDO TRIUNFO Y MISERICORDIAS. 
Clic para ampliar